sábado, 23 de julio de 2011

Ejercicios Diarios

Hay una antigua Tríada Druídica que dice:

"Las tres fuentes de la sabiduría son: pensamiento, intuición y aprendizaje."


Trabajar la Magia es importante para el desarrollo espiritual. El pensamiento puede ser dominado con constacia. La intuición se despierta con su uso. El aprendizaje implica práctica.

Una vez, un joven aprendiz preguntó para qué servían las prácticas espirituales, que fin tenían. La respuesta que recibió del Maestro fue: después de la teoría siempre viene la práctica, las prácticas aumentan y favorecen nuestro bienestar, ayudandonos a llevar nuestra atención hacia el espíritu del Señor y Señora, nuestra naturaleza esencial, al realizar regularmente las practicas se activan en nuestro interior y crecen en nuestra vida manifestandose en ella como la claridad, la satisfacción, el amor...

Necesitarás Voluntad para hacer cada uno de estos ejercicios diariamente. Al principo, al despertar de nuestro sueño, pensamos que la luz que vemos es muy dura y no nos deja ver el camino. Yo no soy una Maestra, no sé donde va el camino de baldosas amarillas, pero sé que la voluntad es una palabra complicada y que los ojos se acostumbran a la luz.

Estas prácticas son sencillas y diarias. Mi consejo es que las realiceis durante unos dos o tres meses continuadamente, para poder alcanzar esa luz que buscamos. Son un comienzo pero también una forma de no oxidarnos.




Ejercicio 1: Limpieza.


Cada día al despertar, toma unos minutos para tomar una ducha. Limpiate física y espiritualmente. Imagina y visualiza como el agua que corre limpia tu energía y aleja las cosas negativas de tu vida. Aprende a ver como lo que no deseas se marcha por el desagüe a donde la tierra lo limpiará y lo traerá de vuelta como algo limio y puro. Barre de tu cuerpo físico y de tu espíritu con el agua. Imagina que estás bajo una cascada cristalina.




Ejercicio 2: Somos lo que comemos.


Toma tu tiempo diariamente para la comida. Alejate de las comidas preparadas y congeladas, y empieza a escoger hábito saludables. Mens Sana in Corpore Sano.

Cocina, no solo para tí, sino para todos los que te rodean, dedica un tiempo diariamente a estar en contacto con los alimentos, tratalos con cuidado y vuelca en ellos pensamientos y energías positivas. La cocina ha sido el refugio de la Magia durante mucho tiempo, asume que cada cosa tiene una energía que puedes mover. Es una muy buena idea cantar mientras se cocina y a ser posible invitar a otros a disfrutar de aquello que has creado.

Dedica el tiempo necesario para comer, tomalo con calma, deleitandote en cada bocado, aprende a agredecer interiormente cada cosa que el seno de la tierra ofrece. Un Maestro nos recordaba constantemente que somos lo que comemos. En realidad es cierto, pero no cierres las puertas a ciertos alimentos por eso. Recuerda que no es lo que entra en la boca del hombre lo que lo corrompe, sino lo que sale de ella.




Ejercicio 3: Pensamiento.


Aprende a pensar positivamente. El pensamiento positivo es igual al desarrollo porsitivo. Baden Powell repetía constantemente a los jóvenes con los que trabajaba que "Si tenéis el hábito de tomar las cosas con alegría, rara vez os encontraréis en circunstancias difíciles".

Intenta buscar un lado positivo para todo lo que sucede. Esto no quiere decir que no tengas derecho a romper a llorar o a quejarte o a sentirte mal, pero no debes olvidar que todo en esta vida tiene un sentido, una razón que quizás tú no estés preparado para comprender.

Manten tu sonrisa libre y fácil.




Ejercicio 4: Medita.


Cada día, sobre la misma hora, toma un tiempo para meditar. No hace falta que prendas velas, que crees un ambiente especial. Meditar es pensar. Una buena idea es hacerse con un cuaderno pequeño, no tiene porque ser una maravilla, solo algo que puedas tener a mano, para tus reflexiones.

Anota en tu cuaderno aquellas cosas que recuerdes, a la larga, resultarán muy útiles.

Dedicate a analizar lo que sientes o piensas, medita sobre las cosas que te inquietan. Acercate a tu Yo interno, cuanto más cerca estes de tus sentimientos más facilmente podrás comprender. La meditación ayuda al desarrollo de la intuición.




Ejercicio 5: Conoce a tus Guias.


Intenta realizar diariamente el Ejercicio del Animal Totem.

Un ejercicio bastante sencillo para conocer a tu animal totemnico es el siguiente: prende un poco de incienso, es recomendable el sandalo, pero puedes cambiarlo por otro. Tumbate o sientate en una postura comoda y relajate. Procura no ser interrumpido ni molestado, esto siempre es importante. Anclate a tierra. Ahora empieza visualizando una inmensa pradera verde que no tiene principio ni fin, y en su centro un gran arbol: un roble. Es un arbol alto, tanto que sus ramas se extienden muy lejos de tus manos, ha de ser el arbol mas grande que puedas imaginar, observa como la luz pasa atraves de su copa y sientete en paz contigo mismo. Rodea el arbol y busca un hueco detras de el por el que a gatas, puedas entrar. Nota la humedad de la tierra mientras caminas primero encogido y luego de pie por un pasillo en la tierra que te envuelve en un abrazo. Cuantos mas detalles seas capaz de visualizar y sentir es mejor. A lo lejos divisa una luz calida, trepa hacia ella con cuidado y despacio hasta que salgas al exterior. Veras un paisaje de campo, verde, llano, algunas colinas mas lejos, un rio , lago o cascada... escoge un sitio comodo sientate y espera a que tu guia se manifieste.

Pero recuerda que NO siempre sera un animal lo que veas o se acerque a ti, puede que tu guia en este momento sea un objeto, una persona que conoces, una persona que no conoces, un ser diferente o mitologico... La mayor parte de las veces buscas a tu animal y se manifiesta, pero esto no es una ley, puede que el Guia se muestre ante ti y sea cualquier otra cosa.

Realiza Ejercicios que te permitan conocer a tus Guias Espirituales: animal totem, dragón, mensajero...




Ejercicio 6: Ejercicios de Intuición.


Las velas y las pozas de agua son ejercicios que despiertan la intuición. No necesitas más que sentarte ante agua estancada o una vela prendida y dejarte llevar por el pensamiento que fluye.

Este ejercicio es sencillo pero muy práctico.





Ejercicio 7: Visualización del Aura.


Dedica un tiempo a la visualización del aura. Puedes hacerlo de una forma sencilla, colocando las palmas de tus manos en paralelo y observando. No fuerces los ojos, no te agobies, solo mira. Dicen que la visualización no es ver con los ojos sino ver en los ojos.

Cuanto mas relajado estés mas sencillo te resultará.

Recuerda que la concentracion es uno de los pasos principales y mas dificil. Si te resulta dificil concentrarte prueba a controlar la respiracion.

Fijate en su forma y su silueta. Al cabo de un rato, al parpadear veras pequeños destellos de luz, es una buena señal. También descubrirás que de repente, cuando dejas de parpadear por un instante, la figura se vuelve completamente negra y ves como si la silueta fuera blanca. Ese es otro de los indicios de que te estás acercando.




Ejercicio 8: Visualización Creativa.


El paso más importante de la visualización es la visualización creativa. Dedica diariamente unos minutos a imaginar algo. Es una buena idea empezar por imaginar una manzana. Mira atentamente su piel, su forma, huele su aroma, siente su tacto...

Cuando hayas completado el ejercicio, ve a la cocina y coge una manzana. Compara con tu visualización lo que tienes delante.

Poco a poco, elige cosas más complicadas, por ejemplo un escaparate de una tienda cercana a tu casa. Imagina como están colocadas cada una de las cosas que están expuestas. No olvides pasar por alli y comprobarlo después.

Con el tiempo verás que una parte de tí puede crear realidades.





Con estos sencillos ejercicios puedes empezar a introducirte en las prácticas.

Suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aqui tu comentario

Invocación Llama Trina

La llama trina, o chispa divina, es la semilla de lo divino adentro de nosotros. Es la semilla del Cristo interno y del Buda interno. La ...