viernes, 26 de octubre de 2012

Todo pasa,...

Cuentan que un guardia del rey solía vanagloriarse diciendo que él podía conseguir todo lo que el rey quisiera. Un día, el rey quiso darle una lección pidiéndole algo imposible: un anillo que convirtiera a las personas tristes en felices y, viceversa, a las felices en tristes. El guardia aceptó el encargo.

Salió a buscar el anillo por todo el reino y sus confines, pero no encontró nada. Cuando había pasado seis meses y se vencía el plazo para entregar el anillo, un niño lo encontró muy triste y le preguntó qué le pasaba. El guardia le explicó su problema y el niño le entregó un anillo que tenía una inscripción. El guardia la leyó y pasó , de estar deprimido, a estar muy feliz.

Al día siguiente fue al palacio para entregar el anillo. El rey pensaba explicarle cuáles eran sus verdaderas intenciones al haberle dado ese encargo. El monarca estaba feliz, sentado en una sala con su séquito y admirando sus posesiones, cuando el guardia se le acercó y le entregó el anillo.

El rey leyó la inscripción, miró a su alrededor, y se puso muy triste. ¿Qué decía el anillo?


"Esto también pasará".
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aqui tu comentario

El anillo del Rey

Una vez, un rey de un país no muy lejano reunió a los  sabios  de su corte y les dijo: - "He mandado hacer un precioso anill...