lunes, 1 de marzo de 2010

Conecta con tu Ser

Este es un tipo de meditación muy conocida y apreciada porque nos permite ponernos en contacto directo con nuestro espíritu quien nos puede ayudar ya no sólo en cuestiones de índole espiritual, sino también de otro tipo. Como todas las formas de meditación, ésta también necesita mucha práctica de manera que habrá quien obtenga unos buenos resultados antes y quien los obtenga en un poco más de tiempo. Pero si realmente tienes interés en conseguir establecer un canal de comunicación con tu espíritu no desistas porque verás como en poco tiempo lo consigues.Aquí vamos a tratar directamente la meditación, pero antes de comenzar te recomendamos que lleves a cabo los pasos explicados ya sobre la misma:

1. Comienza eligiendo el correcto y cómodo ambiente para la meditación.
2. Después escoge una postura de meditación que te resulte muy cómoda.
3. A continuación relaja tu cuerpo como te hemos indicado en relajación.
4. Y por último antes de comenzar a meditar, silencia tu mente según el ejercicio que te hemos enseñado acallar la mente.

Bien, tras seguir estos pasos ya estamos preparados para hacer una visita a nuestro Ser. Para ello también seguiremos un proceso de visualización que consiste en lo siguiente:

1. Lo primero que imaginaremos es “nuestro lugar ideal de descanso”. Un lugar que puede existir en la vida real o no. Pero ha de ser un lugar en el que te sientas totalmente feliz y protegido; y donde estén representados de algún modo el elemento agua, tierra, aire y fuego. Durante unos instantes deberás disfrutar todo lo que puedas de ese lugar.

2. Cuando te sientas preparado comenzarás a visualizar un camino que parte de “tu lugar ideal de descanso” y que de momento no sabes a dónde lleva. Cuando lo hayas visualizado comienza a avanzar a través de él, disfrutando del paisaje. Tómate tu tiempo para ello.

3. Poco a poco en el horizonte empezarás a vislumbrar un monte con una cueva. Ve hasta ella y sitúate en su entrada. Tómate tu tiempo.

4. Una vez en la entrada observarás que la cueva te lleva hacia abajo. Si está muy oscuro busca la forma de llevar luz para ver el camino con una antorcha, una lámpara, un mechero o lo que se te ocurra. Lo importante es que comiences a avanzar a través de ella, recordando que vas hacia abajo.

5. Al cabo de un tiempo comenzarás a ver la salida. Una luz blanca te lleva a un lugar que hasta ahora era desconocido para ti. Puede ser como tu quieras, así que tómate tu tiempo para imaginarlo al completo.

6. Cuando hayas terminado comienza a dirigirte hacia una cabaña, casa, castillo, etc. que no habías visto, y sitúate en la entrada. Verás un cartel que dice “El sabio”. Tómate el tiempo que necesites.

7. Ahora sabes que “el sabio” es tu espíritu y que te dispones a hablar con él. Así que golpea la puerta tres veces y espera a que “él” te abra la puerta.

8. Cuando te haya abierto lo primero que deberás hacer es fijarte en cómo es: un ermitaño, un mago, un hada, una mujer anciana, un pájaro, un duende, una roca que habla, etc. Recuerda que en la visualización no hay límites, así que no te tomes por loco/a si la visión que tienes en ese momento de tu ser es algo que en la realidad sería ilógico.

9. Una vez que tengas muy clarito cómo es la visión de tu ser, salúdale y pregúntale si te permite entrar en su casa para hablar con él. Por norma general te dirá que sí, pero si te dice que no deberás solucionar el problema que tenga él contigo para impedirte que entres en su casa. Si esto sucediera indaga e investiga preguntándole porqué no te deja entrar… Esto sería indicativo de que hasta ahora le has estado dando la espalda en tu vida.

10. Cuando ya estés dentro tómate tu tiempo para observar cómo es la casa.
11. Después sentaros en algún lugar.
12. A continuación pídele permiso para hacerle algunas preguntas, y como lo más probable es que no te ponga ningún problema comienza a preguntarle lo que quieras saber. Por lo general se preguntan cosas en las que necesitemos ayuda, consejos, etc. Pero si no sabes qué preguntarle, lo mejor es que le digas que te hable de aquello que más necesitas saber en este momento de tu vida.
13. Ten presente que las respuestas que “él” te de serán efímeras, y probablemente demasiado rápidas. Así que estate muy atento y no entrecruces lo que te dice con tus pensamientos. Lo primordial es que destierres la idea de “locura” y recojas toda la información posible, por muy extraña que te parezca, para después analizarla con más calma.

14. Cuando consideres que habéis terminado la conversación, dale las gracias y despídete hasta otra ocasión.
15. Después vuelve por el camino que has venido hasta “tu lugar ideal de descanso”. Una vez allí disfrútalo durante unos instantes.
16. Después abre los ojos muy despacio y ve desperezándote hasta que estés totalmente despejado.Este tipo de meditación como la mayoría no tiene ninguna contraindicación, así que puedes practicarla cuantas veces quieras, incluso al día. Recuerda que cuanto más practiques más y mejor información obtendrás para mejorar tu vida.



Fuente:
http://www.redmistica.com/?p=1816

5 comentarios:

  1. Hola cielo muy interesante texto
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  2. Gracias Isis por lo que compartes.
    Qué bueno enseñarnos técnicas de relajación y meditación.
    Cada vez somos mas los que nos encontramos compartiendo este maravilloso camino que hemos elegido transitar.
    Es mi primer visita y me he sentido muy bien recibida. Vuelvo pronto.
    Abrazo de luz, Mirta

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Isis, buena receta nos dejas y sin efectos secundarios. Tengo que buscar un huequito ya mismo y empezar a practicar tu bello mensaje. Un beso grande querida amiga

    ResponderEliminar
  4. Isis, muy bueno lo que nos brindas, gracias por tu visita, espero que vuelvas, yo haré lo mismo.

    gracias por compartir desde el Alma!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir esta informacion, me encanta la forma en que las transmites.
    un abrazo de luz

    ResponderEliminar

Deja aqui tu comentario

Invocación Llama Trina

La llama trina, o chispa divina, es la semilla de lo divino adentro de nosotros. Es la semilla del Cristo interno y del Buda interno. La ...