lunes, 21 de marzo de 2011

Enviemos Amor a la Madre Tierra



Enviemos Amor a la Madre Tierra

Abracémosla junto a todos los seres que en ella habitan.


Enviemos Amor al Mar
Veamos a sus olas aquietándose antes de llegar a las costas.


Enviemos Amor al Aire
Contengamos en una esfera poderosa de Luz-Amor los escapes radioactivos.


Enviemos Amor al Fuego.
Veámoslo extinguiéndose poco a poco.


Invoquemos la asistencia de las amorosas huestes de la Luz
Somos Uno con Japón
Somos Uno con el Área del Pacífico


Somos células en el cuerpo de la Humanidad
Somos AMOR - Somos UNIDAD


Somos AMOR UNO


Patricia Sahade

3 comentarios:

  1. hola Isis enviemos nuestras almas al padre, para que las purifique, y vuelvan regeneradas a la madre tierra, que nos abraza con sus esencias, en honor a la paz del mundo.

    condor ta manda un beso Isis,gracias amiga.

    ResponderEliminar
  2. Paso a saludarte mientras me sea posible y el tiempo me lo permita, para acompañarte en el fin de semana, produciéndome una grata emoción compartirlo contigo.

    Al permitirme disfrutar de tus entradas, pensadas con la lógica del sentimiento para satisfacción de todos los que tienen el gusto de leerlas y opinar del tema sobre el que verses.

    Con afecto por mi parte me despido, hasta otro memento que nos siga aportando reforzar la amistad a través de las palabras en equilibrada armonía...

    María del Carmen

    ResponderEliminar

  3. Comienza la semana

    y el canto y la brisa
    de las encinas invitan

    a visitar
    las dolientes hojas

    que yacen enmohecidas
    por la tornasolada melancolía
    que el invierno les ha dejado

    para que se pose sobre ellas
    una emoliente caricia engalanada
    por el arco iris de la primavera...

    Un beso y mil rosas trepadoras
    te dejo, para que te guíen la alegría
    los siete días de la semana

    es el deseo de esta
    que te visita con la primera
    aurora de la madrugada...

    María del Carmen

    ResponderEliminar

Deja aqui tu comentario

Invocación Llama Trina

La llama trina, o chispa divina, es la semilla de lo divino adentro de nosotros. Es la semilla del Cristo interno y del Buda interno. La ...